martes, 22 de diciembre de 2015

Monólogos de pensamiento - Una canción ofensiva

Me gusta la música como a un pez le gusta el agua. Sacando "La vela puerca", me gustan todos los estilos. Sin embargo, hay una canción que detesto: “I will always love you” de Whitney Houston. Todo lo que dice esta canción es muy estúpido.
Me parece la canción más patética del mundo. Esa persona que canta, ¿en que posición cree estar como para decirle a su amado que lo ama pero que lo deja ir?
En el amor, no existe posición más lamentable que esa, digamos que es la soberbia de la cobardía. Por ejemplo, cuando se dice “los dos sabemos que yo no soy lo mejor para vos”, ¿qué es eso?, no parece ser una verdad sino más bien un argumento para no decir la verdad.
Si hay algo que la buena música enseña es que el amor es recíproco. En el amor, el amante es a la vez el amado, y cuando el amor es en serio, nadie conserva la posición de amado exclusivo sino que posee una posición doble amado-amante. Cuando alguien no puede ocupar la posición de amante, permanece como amado sin poder tolerar las consecuencias de ser amante. Esta terrible canción muestra que hay una cobardía en el amado, que no le permite darse cuenta de que es él quien no puede o no quiere, y también hay una soberbia por considerarse en derecho de decidir por el otro, cree saber que es lo mejor o lo peor para él.
Lo que más me hace enojar, es que esta canción se escucha por todas partes, como si fuera una canción de amor. En realidad es la declaración de una derrota en el amor, una mostración de debilidad frente al deseo.
Esta no es una canción romántica, es una suerte de despedida sin sentido. Ella decide irse a pesar de que lo ama. Ciertamente, conviene que no le diga nada al pobre tipo…asi conserva la dignidad de odiarla porque se fué.
Pero lo peor es cuando dice “te deseo felicidad, pero por sobre todo amor”. Este discurso es absolutamente ridículo, porque esa persona que habla no puede estar en condiciones de desear nada.

En fin, es obvio que prefiero canciones verdaderas, y si hablan de amor, que lo hagan desde un lugar que no sea la cobardía, ese es el peor defecto del ser humano.